La necesidad de brindar afecto y apoyo a los niños y las niñas

Es sabido que todos necesitamos recibir atención, respeto, afecto y reconocimiento para nuestro desarrollo personal. El no satisfacer esta necesidad básica puede dar lugar, entre otras cosas, a la aparición de comportamientos conflictivos, tanto en los hijos como en los propios padres y madres. Cuando les damos afecto y apoyo a nuestros hijos, estos se sienten aceptados, valorados y especiales por lo que significan para ellos.

Cuando una persona en cualquier etapa de su desarrollo se siente querida, aceptada y respetada, su comportamiento tiende a ser más positivo y cooperativo porque eso le ayuda, entre otras cosas, a sentirse más alegre, fuerte y animada, a creer en sí misma, a fomentar su autoestima, a motivarse, a tolerar mejor las frustraciones, a afrontar mejor las circunstancias difíciles a las que tenga que enfrentarse en cada momento tanto dentro como fuera del hogar. Esto facilita a la persona sentirse más preparada para poder empatizar, entender, comunicarse, cooperar con los demás y respetar las normas de convivencia familiar y social.

 

De este modo, el vínculo afectivo adecuado con los padres y madres proporciona a los niños desde muy pequeños, da las bases para el desarrollo de su propia identidad como persona, de las competencias emocionales, de la autonomía personal, de la capacidad de decidir con libertad, y facilita las relaciones sociales y la calidad de adaptación a distintas situaciones. Por ello, conviene que los padres y madres cuiden y mantengan este vínculo afectivo de manera continuada con los hijos, si bien adaptando las manifestaciones de afecto a las distintas etapas evolutivas por las que van pasando estos.

 

Es conveniente mostrar una actitud amable y cariñosa, a la vez que firme y consistente, al relacionarnos con ellos, al establecer las normas educativas y de convivencia familiar y al esperar que las cumplan. Ello permitirá construir entre padres, madres e hijos una adecuada relación de confianza, que será diferente de una simple relación de interacción entre ambos. Entre los modos en que los padres y madres pueden transmitir afecto y apoyo a sus hijos se encuentran la cercanía, la intimidad y la confianza con ellos. Algunos comportamientos que se pueden mostrar al respecto se resumen en:

 

  1. Acariciar a los hijos, sobre todo cuando son pequeños.
  2. Jugar e interaccionar con ellos.
  3. Escuchar lo que tengan que decir, intentar comprender lo que quiere decir, aunque no siempre esté de acuerdo con ello.
  4. Hablar con los hijos con frecuencia en un tono amable y respetuoso, y firme cuando haya que comentarles aspectos que no les guste oír.
  5. Pedirles que contribuyan a hacer algo que les gusta y que, a la vez, es positivo para todos.
  6. Agradecer su ayuda y esfuerzo.
  7. Disfrutar de su compañía y hacérselo notar.
  8. Transmitir interés por lo que piensan, sienten y hacen.
  9. Transmitir expectativas positivas sobre sus capacidades, habilidades y potencialidades.
  10. Compartir con ellos sentimientos, ideas, planes, compromisos, tiempo y actividades para que padres, madres e hijos se conozcan, apoyen y protejan mutuamente.
  11. Tener comportamientos amables y respetuosos que los hijos puedan imitar.

 

Con independencia de las características personales de los hijos, y aun en los momentos en que haya que corregir sus comportamientos, conviene que los padres y madres les hagan sentir que les aceptan y que tienen respeto por ellos, sin gritos, sin amenazas y sin violencia. Esto lo conseguirán hablándoles con amabilidad, pero con firmeza, y centrando sus comentarios en el comportamiento a modificar, sin desvalorizar a la persona en su conjunto; haciéndoles saber que aunque tengan que corregirles, como hijos siempre contarán con su apoyo. Para ello, los padres y madres necesitan autorregular su comportamiento y sus reacciones emocionales ante las conductas no cooperativas de los hijos. Aunque esto no resulta fácil, les ayudará a evitar situaciones de conflicto que, de no controlarse adecuadamente, pueden ir ganando cada vez mayor intensidad. Para ello, los padres y madres pueden conocer y utilizar en el día a día técnicas de relajación cognitiva.

Para suscribirte a Amigos la revista, aquí…

Anuncios

  One thought on “La necesidad de brindar afecto y apoyo a los niños y las niñas

  1. Karo
    2 enero, 2017 en 11:37 pm

    Muy buena tu información, la quiero citar en un trabajo, algún referente??

    Me gusta

    • 3 enero, 2017 en 2:09 pm

      Estimada Caro:
      Agradezco tu comentario, si puedes utilizarlos y salvo que diga lo contrario la publicación, el artículo fue escrito por mi, Angélica Meza, Directora de Amigos. Quedo a tus órdenes para cualquier comentario

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: