7 consejos para una vida saludable

1Con el inicio del año, todos y todas pretendemos lograr un cuerpo sano y ejercitado, pero lograr que los propósitos de año nuevo superen la primavera es muy difícil, por ello, la recomendación es tratar de mejorar los hábitos poco a poco, con pequeños detalles, aquí te damos algunos opciones muy sencillas.

1. No pases hambre

No pases periodos muy prolongados sin alimento y procura no saltarte la hora de comida, aunque tengas mucho trabajo. Puedes preparar algo en tu casa y llevarlo a la oficina para no perder tanto tiempo. Ten presente lo valiosa/valioso que eres y date tiempo para ti, así que suspende por algunos momentos tus labores y come.

Además es necesario que consideres que el cerebro, como cualquier otro órgano del cuerpo, necesita nutrientes para realizar sus funciones: aprender, memorizar, relacionar conceptos o concentrarse. Hacer cuatro o cinco comidas al día asegura que el cerebro tenga glucosa y nutrientes en todo momento

2. Come despacio

Comer despacio es beneficioso para nuestro organismo, por que te ayuda a comer menos y por lo tanto a perder peso; te permite disfrutar de la comida; tener una mejor digestión y hasta te ayuda a relajarte. Además, facilita la segregación de saliva ayudando a tragar mejor y también a eliminar las bacterias que pueden venir en la comida, gracias a su función antibacteriana. Entre más masticamos la comida, nuestra digestión se vuelve más ligera y saludable. Así que la próxima vez que te sientes a la mesa tómate tu tiempo y obtén los beneficios que te brinda el comer despacio.

 

3. Antojos: aprieta los puños y sigue caminando

Si vas por la calle con hambre y se combina de antojo por una concha, dona o bizcocheria en general desde un mostrador de pastelería, aprieta el puño y sigue caminando. Oprimir alguno de tus músculos aumenta tu fuerza de voluntad. A las personas preocupadas por su salud que tensaron un músculo mientras seleccionaban sus alimentos de una barra de refrigerios se les facilitó más abstenerse de los antojos poco saludables y fueron más proclives a optar por frutas. Ojo: concéntrate en alimentos saludables y aprieta el músculo al enfrentar el dilema.

Para controlar la ansiedad, la recomendación es tener a la mano una taza o botella donde pueda prepararse un té relajante. El té contiene muy pocas calorías y además ayuda a disminuir el riesgo de caries si se consumen 20 minutos después de las comidas.

4. No comas frente al televisor

Comer mientras ves televisión puede hacer que ingieras hasta 40% más de calorías que tenías en mente. Lo mismo pasa con chatear, manejar o hacer cualquier otra actividad que te distraiga, así que cuando comas: siéntate y disfruta.

 

5. Cuida con lo que tomas

Muchas personas consumen alrededor de 450 calorías diarias provenientes de las bebidas azucaradas. Reducir este número a la mitad puede ahorrarte 11 kilos en un año.

1

6. Haz ejercicio

No tienes que pagar enormes suscripciones al gimnasio, tomar decisiones adecuadas puede ser el inicio. Sube las escales en lugar de tomar las eléctricas, estaciona el auto y camina más, o usa la bicicleta en una actividad familiar como #MuéveteenBici para conocer el calendario y detalles de la actividad haz clic aquí…

El ejercicio físico mejora la imagen, hace que tu metabolismo trabaje más rápido y estimula la producción de endorfinas, sustancias naturales que provocan el buen humor. Así, que estarás de mejor humor. Pero lo más importante es: EJERCÍTATE para estar en forma, no flac@; COME para nutrir tu cuerpo; e IGNORA comentarios que te lastiman, a la gente y las situaciones que te orillen y retienen en algún desorden alimenticio. ¡Quiérete!

7. Pésate

A quienes tratan de perder peso, un nuevo estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington encontró que las personas que hacen una dieta tienden a excederse los fines de semana. Sin embargo, pesarse los viernes (sobre todo si se hace a primera hora de la mañana, cuando el peso es más bajo) brinda retroalimentación positiva que puede mitigar la tentación de comer demasiado, y volver a subir a la balanza los lunes puede ayudar a rectificar el camino rápidamente si se ha desviado.

 

Si necesitas ayuda, es mejor considerar a un experto. Una nutrióloga no esta para castigarte, juzgarte o regañarte, está para servirte, motivarte y enseñarte a comer rico, variado y saludable. Si eres alguien ocupado o con mucho trabajo: Mi Nutrióloga a Domicilio es un servicio de consulta y seguimiento nutricional en casa u oficina, en el horario que mejor te conviene, y a un precio muy accesible. Para más información, escribe a: minutriologaadomicilio@outlook.com

Para suscribirte gratis Amigos la revista haz clic aquí…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: